Debate Ciencia - Ciencia


En los últimos años, se está dando un debate muy importante a nivel mundial entre Ciencia-Ciencia. Se trata del debate sobre el diseño inteligente. Partiendo de datos científicos aportados, de un lado, por científicos que indica la lógica-matemática que el Universo muestra por doquier acerca de un Propósito o Finalidad en el Cosmos y por añadidura obvia en el ser humano; y por otra parte, las indicaciones también lógico-matemáticas defendidas por otros científicos partidarios de que el Azar o la Casualidad gobiernan el Universo.

La cuestión es que el debate sobre el Diseño Inteligente está en plena efervescencia y cada vez hay más cerebros humanos sumándose al mismo; incluso en EE. UU. hay grupos sociales que intentan introducir como enseñanza de texto en las escuelas la tesis del Diseño Inteligente, la cual consideran tan científica y a tener en cuenta como la tesis del Evolucionismo-Darwinismo.

Ante esta sustanciosa polémica de filosofías existenciales, este artículo pretende clarificar las posturas de los principales participantes, puntualizar la legitimidad y la atención que merecen los argumentos de ambas partes y también señalar la porción de quienes se están colando con ganas de emborronar, enmarañar, manipular y tergiversar a partir de sus prejuicios e intereses acomodados.


Diferencias entre primates y humanos


¿Qué nos hace a los seres

 humanos diferentes de nuestros primos, los grandes simios?


Los humanos estamos separados por los chimpancés en sólo un 2% de nuestro ADN.  Ese 2% genera diferencias pronunciadamente enormes.

Hablamos y escribimos (en cientos de lenguajes diferentes), construimos sociedades, conceptos abstractos, matemáticos, físicos, químicos, psicológicos, filosóficos, estéticos, éticos y morales;construimos y desarrollamos complejas maquinarias, etc, etc.


Hay varias características biológicas que nos hacen diferentes de nuestros parientes simiescos. A continuación mencionaremos cinco de estas. Tengamos presente que cada una de estas características juegan un papel importante en nuestra condición de  “ humanos” .  


1. Retención de la tasa fetal de crecimiento neuronal durante la primera infancia. Si podemos mencionar una característica que nos diferencie del resto de los animales, es la retención de la tasa de crecimiento neural después del nacimiento. Ésta es probablemente la innovación que nos hace humanos. Esta característica nos da la inteligencia y, de acuerdo con algunos científicos, nos da nuestra la cultura. El cerebro de los grandes simios (orangutanes, gorilas y chimpancés) crecen rápidamente antes del parto, pero después del nacimiento su tasa de crecimiento se hace lenta. Los humanos en cambio, tenemos un crecimiento del cerebro aún hasta los dos años de edad. Durante nuestro temprano desarrollo postnatal, añadimos aproximadamente 250.000 neuronas por minuto. En el momento de nacer la proporción entre el peso del cerebro y el peso del cuerpo es similar para los grandes simios y los humanos. No obstante, al llegar a la  adultez, la proporción peso del cuerpo/ peso del cerebro ha cambiado a 3.5 veces  en los humanos respecto a los simios. A nivel celular, encontramos que no menos de 30,000 sinapsis se forman por segundo, en cada centímetro cuadrado en el córtex cerebral durante los cinco primeros años de vida.

Científicos como Stephen Jay Gould han afirmado que nosotros somos esencialmente fetos extrauterinos por los primeros cinco años de nuestra vida. Nuestra gestación actual sería de 21 meses si siguiéramos el patrón de maduración de los simios. El valor selectivo de la infancia podría ser el de mejorar el éxito de supervivencia de los niños cuando llegasen a la madurez. Esto podría explicar porque los humanos tienen un largo desarrollo y una baja fertilidad (comparada con los otros mamíferos) pero aún así tenemos el éxito reproductivo más grande de todos los primates. Estas son algunas de las supociciones al respecto.


2. El pulgar oponible, agarra fuertemente, y agarra con precisión. Como mencionábamos al comienzo de este ensayo, la capacidad de oponer el pulgar es una característica de los primates. Sin embargo, la oposición es más efectiva en la mano humana, por la gran longitud del pulgar humano.

La mano humana es única en la habilidad de manipular herramientas. Aún, mientras que el uso de herramientas está ampliamente documentado en otros primates, la combinación de mano y cerebro han hecho del uso de la herramienta humana casi sinónimo con “ser humano”. Para la elaboración de herramientas es necesario el agarre fuerte y el agarre preciso. Ambas características las podemos observar en el pulgar humano. El agarre fuerte es usado cuando sostenemos un martillo. El agarre con precisión es usado al agarrar una aguja.  La relativa brevedad del pulgar de los simios interfiere con la oposición a la punta de los otros dedos en la precisión del agarre.

La presencia del agarre fuerte y el agarre preciso, junto con nuestros grandes cerebros, suponemos que hizo posible la creación de herramientas, desde las primitivas hachas de piedra a los ordenadores del presente.



3. Caminamos erectos. Nuestra forma de desplazamiento bípeda cambió la forma de nuestros huesos pélvicos y nuestras piernas. La pelvis humana es totalmente más corta, amplia y profunda que la de los otros primates y mamíferos en general. El hueso de la pierna, el fémur forma un ángulo cerrado con la articulación de la rodilla. El dedo gordo del pie no puede oponerse, está alineado a los demás, lo cual es una adaptación a la marcha bípeda.

Estas adaptaciones al bipedalismo tienen un costo, los cambios que han permitido el bipedalismo dificultan el parto en los humanos. La estrecha cintura y la pelvis estrecha, combinada con la reposición del sacro, estrechan significativamente el canal del parto. Sin embargo, la postura bípeda permite tener las manos libres para el cuidado de las crías, la recolección del alimento, y la fabricación de herramientas.


4. Perdida relativa de pelaje. Nosotros somos “El mono desnudo”.(suponiéndo de que lo éramos). Dado que el pelaje es usado como aislante que permite mantener caliente el cuerpo. La reducción de pelo, la adición de grasa subcutánea, y los cambios en las glándulas sudoríparas podrían estar relacionadas con una termorregulación más eficiente que capacite a los humanos a mantener altos niveles de actividad por periodos más largos de tiempo sin sobrecalentarse. No sabemos exactamente que especie ancestral perdió el pelaje, dado que solamente tenemos fósiles de la parte dura de nuestra anatomía: El esqueleto.


5. Características sexuales secundarias exageradas. Nuestras características sexuales secundarias son muy exageradas si las comparamos con las de los otros primates. El pene humano es más largo que el de otros primates (esto incluye que es más largo que el del gorila o el orangután.) Es posible que el bipedalismo halla contribuido a este cambio, haciendo que el órgano masculino pudiese alcanzar la vagina de la hembra.También es de interés que este gran órgano reproductivo carece de algo que casi todos los otros machos primates (y todos los machos simios) tienen –un hueso peniano-. Este hueso a veces es llamado el os penis o báculo. El macho humano usa un sistema hidráulico de erección del tejido eréctil antes que tener un soporte interno de un hueso.


Las hembras humanas se caracterizan por sus pechos engrandados, su copioso flujo menstrual, la menopausia, y por no tener una estación especial de ovulación. La  ovulación en las hembras humanas no sólo está oculta a los machos (a diferencia de los otros primates donde la ovulación se advierte por cambios físicos y de comportamiento en las hembras) sino también a las otras hembras. Es probable que estos cambios fuesen una adaptación al establecimiento de la monogamia.


Antony Flew - ateo acepta la existencia de Dios

Libro del famoso ex-ateo y líder del ateísmo Antony Flew: “There Is a God” (Hay un Dios) en el que acepta la existencia de Dios, causa controversia.


El reciente libro de este famoso ex- ateo británico ha creado una gran controversia en los medios blog alrededor de todo el mundo. El libro se titula “There Is a God: How the World’s Most Notorious Atheist Changed His Mind (Hay un Dios: Cómo el ateo más notorio del mundo cambió su mente)” por Antony Flew y Roy Varghese, publicado el mes pasado por la editorial HarperOne.
Cómo cambió su convicción sobre la existencia de Dios .

El filósofo británico Anthony Flew es quizás el ateo más conocido de su generación. Si usted ha estado en una clase de filosofía en la Universidad donde el profesor quiere demostrar la falsedad de la existencia de Dios posiblemente citó a Flew. Él ha sido catalogado como el filósofo ateo más influyente del mundo. Curiosamente vive en la ciudad de Reading, en Inglaterra, donde está localizada la sede mundial de las Sociedades Bíblicas Unidas y a donde viajo por lo menos tres veces al año para reuniones.

Cuando se dio la noticia de su cambio hace unos años muchos no lo podían creer. El 9 de Diciembre de 2004 anunció a Prensa Asociada que ahora cree en la existencia de Dios. Basado sobre su propia investigación científica y académica, Flew expresó que la ciencia apunta a un diseñador inteligente del universo.

Según Flew la evidencia de la investigación del ADN le convenció que la estructura genética de la vida biológica es muy compleja para haber evolucionado completamente por sí misma. Dijo además que la teoría Darwiniana explica mucho, pero no puede explicar cómo comenzó la vida.

Antony Flew fue uno de los máximos exponentes del ateísmo en el mundo. Su famoso discurso “Theology and Falsification” (Teología y falsificación) se convirtió en la publicación filosófica más reimpresa en las últimas cinco décadas. Este discurso fue presentado en una reunión en el Oxford Socratic Club (El Club Socrático de la Universidad Oxford, en Inglaterra) que fue presidido por el conocido escritor cristiano C. S. Lewis.

Las reacción de sus colegas no se hicieron esperar

Un artículo de Mark Oppenheimer titulado “The Turning of an Atheist (”El cambio de un ateo” ), publicado en noviembre 4 en el New York Times, ha generado discusiones en los medios blog de todo el mundo y sin duda una respuesta apasionada del editor.

Oppenheimer caracteriza a Flew como un viejo hombre senil que es manipulado y explotado por los cristianos evangélicos para sus propios propósitos. En el libro Flew no se declara un cristiano, sino que ahora admite la creencia en “una inteligencia que explica nuestra propia existencia y la del mundo.”

“Estuvimos bastante trastornados y frustrados por este escrito” (de Oppenheimer), dijo Mark Tauber, editor de HarperOne. “Una cosa es reseñar, preguntar y discutir las ideas de un libro, pero Oppenheimer no lo hizo, sino que atacó la integridad nuestra y la de nuestro autor. “Parece que él vio esto como oportunidad para hacerse un nombre.”

“Antony Flew, de 84 años de edad, tiene una condición conocida como afasia nominal” (que afecta la capacidad para recordar nombres), dijo Tauber. “Oppenheimer tomó ese hecho y saltó de allí a senilidad y después implicó que Flew no escribió el libro”. Tauber precisó que escribir bajo la firma de otro es una práctica ubicua en publicaciones. También dijo que Flew había repasado a fondo el manuscrito y había firmado como que este escrito representaba exactamente sus opiniones.

HarperOne lanzó una declaración de Antony Flew:

“Mi nombre está en el libro y representa exactamente mis opiniones. No permitiré que se publique un libro con mi nombre con el cual no estoy cien por ciento de acuerdo. Necesité que alguien lo escribiera porque tengo 84 años. Ese fue el papel de Roy Varghese. La idea que alguien me manipuló porque soy viejo es exactamente incorrecta. Puedo ser viejo, pero es difícil que alguien me manipule. “Éste es mi libro y representa mi pensamiento.”


Sumario de Biología Molecular:


Una célula sola
  • Es infinitamente más complicada que algo que la gente alguna vez haya pensado. 
  • La información Genética requiere una fuente inteligente, porque en nuestra información de experiencia uniforme y repetida siempre viene de una fuente inteligente. 
  • La probabilidad de una célula siendo formada por la posibilidad y la mutación es cero. 
  • El cultivo de plantas y la cría animales produce variaciones dentro de la especie, no fundamentalmente nuevos organismos. 
  • Las mutaciones son casi siempre dañosas o neutras, y aquellas que son beneficiosas no pueden crear nueva información genética genuína.
  • Los organismos contienen los sistemas complejos, integrados, que no podían haberse desarrollado de una pieza a la vez por un proceso imprevisto.

Las fallas de la teoría de Darwin

A medida que se alcanzan más descubrimientos científicos, entre ellos la intrincada configuración del genoma humano ADN (consistente en las instrucciones cuidadosamente ordenadas de 3000 millones de letras genéticas), la increíble complejidad de la célula y la inexistencia de millones de formas de transición entre los diferentes tipos de plantas y animales, la teoría de Darwin está en claros aprietos.
En 1997 Patrick Glynn, un ex ateo con un doctorado de la Universidad de Harvard, escribió: “Hace tan sólo 25 años una persona sensata que hubiese considerado únicamente los datos científicos sobre este tema, probablemente se hubiera inclinado al escepticismo. Pero actualmente ya no es así. Hoy en día la información concreta apunta fuertemente hacia la hipótesis de un Dios” (God: The Evidence [“Dios: Las pruebas”], 1997, pp. 55-56).

Pero muchos científicos se niegan a rechazar la evolución debido a sus implicaciones teológicas y filosóficas.

En cierta ocasión Richard Lewontin, biólogo de Harvard, dijo con franqueza: “Estamos de parte de la ciencia a pesar de la evidente ridiculez de algunos de sus postulados, a pesar de la tolerancia de la comunidad científica en cuanto a las infundadas historias idealistas, ya que nos comprometimos anteriormente . . . con el materialismo . . . No podemos permitir que un Pie Divino se introduzca por la puerta” (“Billions and Billions of Demons” [“Millones de millones de demonios”], New York Review of Books, 9 de enero de 1997, p. 31)

Falta de pruebas

Lo que a Darwin siempre le faltó fueron las pruebas de las formas de transición entre los organismos unicelulares y los multicelulares, entre los reptiles y los mamíferos, y entre los simios y los hombres, por nombrar sólo a unos pocos. Él llegó a preguntarse: “¿Por qué, entonces, no está atestado de eslabones intermedios cada formación geológica y cada estrato? De hecho, la geología no revela en absoluto semejante cadena orgánica, finamente graduada; y esta es, quizá, la objeción más obvia y seria que puede esgrimirse en contra de la teoría” (The Origin of Species [“El origen de las especies”], 1958, edición Mentor, pp. 293-294).

¿Qué hizo entonces Darwin? Trató de explicar la ausencia de pruebas fosilizadas diciendo que los datos geológicos eran imperfectos y que no había habido muchas excavaciones. Sin embargo, en la actualidad y de acuerdo con el bioquímico Michael Denton, de los 44 órdenes de vertebrados terrestres vivos, se han encontrado ejemplos fosilizados de 43 de ellos (es decir, ¡más del 97 por ciento!). Y entre estos grupos no se ha hallado ninguna forma en transición; ni siquiera, por ejemplo, algo entre las escamas de los reptiles y las plumas de las aves, dos grupos de criaturas supuestamente relacionados.

El paleontólogo Stephen Jay Gould reconoció que “la extrema rareza de las formas de transición entre los fósiles sigue siendo el secreto profesional de la paleontología” (The Panda’s Thumb [“El pulgar del panda”], 1980, p. 181).

Si la teoría de Darwin fuera correcta, deberían existir millones de formas de transición: plantas y animales en diferentes estados de transformación entre una clase de criaturas y otra, debido a la mutación y la selección natural. Más aún, si la evolución fuera cierta, deberíamos ver muchas más formas en estado de transición que en su estado final de desarrollo y funcionamiento. Y entre el más de un millón de especies que habitan la tierra, y los tipos fosilizados aún más numerosos, al menos deberíamos poder observar unas cuantas criaturas en pleno estado de mutación. Sin embargo, no se ha encontrado ninguna.

Lo que la selección natural puede y no puede hacer

En primer lugar, es importante distinguir entre lo que Darwin descubrió y lo que no logró descubrir. Averiguó que la selección natural es capaz de preservar los cambios ventajosos en una especie, pero no descubrió el mecanismo que da origen a estas variaciones.

En El origen de las especies Darwin comentó: “La selección natural actúa exclusivamente por la preservación y acumulación de variaciones, las cuales son beneficiosas bajo las condiciones orgánicas e inorgánicas a las que está expuesta cada criatura en todas las etapas de su vida. El resultado final es que cada criatura tiende a mejorar progresivamente en relación con su condición . . . Este principio de preservación, o la supervivencia del más apto, lo he denominado Selección Natural” (pp. 124, 130).

Sin embargo, ¡hay un largo trecho entre la simple explicación de cómo sobreviven las especies y cómo se originaron! Como explica el bioquímico y agnóstico Michael Denton: “Lo cierto es que hace 100 años las pruebas eran tan fragmentarias que el mismo Darwin albergaba cada vez más dudas sobre la validez de sus postulados, y el único aspecto de su teoría que ha gozado de cierto respaldo durante el siglo pasado es el que se refiere al fenómeno de la microevolución.

”Su teoría en general, en que toda la vida en la tierra se había originado y desarrollado po

r una acumulación gradual y sucesiva de mutaciones fortuitas, es todavía, al igual que en la época de Darwin, una hipótesis sumamente especulativa que carece en absoluto del apoyo directo de los hechos y que dista mucho de ser el irrefutable axioma que sus defensores más agresivos quieren hacernos creer” (Evolution: A Theory in Crisis [“La evolución: Una teoría en crisis”], 1985, p. 77.

No existen pruebas directas

En realidad, muy pocos han leído El origen de las especies de principio a fin; y de hecho, para muchos es un libro muy tedioso. El mismo Darwin se refirió a él como “un larguísimo argumento” (p. 435).

Darwin fue un naturalista concienzudo y en un intento por convencer a sus lectores de sus suposiciones, llenó el libro con numerosas observaciones del mundo natural. No obstante, él mismo confesó en su libro que no tenía ninguna prueba directa a favor de su teoría, sólo analogías y posibles ejemplos derivados de la naturaleza.

En la introducción de su libro menciona lo siguiente: “Estoy muy consciente de que difícilmente se puede discutir un solo punto en este tomo en el que no se puedan aducir hechos que a menudo llevan a conclusiones diametralmente opuestas a las mías” (p. 28).

En otro momento de franqueza, Darwin reconoció ante un amigo: “Yo no pretendo presentar pruebas directas de la transformación de una especie en otra” (carta a F.W. Hutton, 20 de abril de 1861).

En su libro reconoce: “Si mi teoría es cierta, con toda seguridad deben haber existido incontables variedades intermedias que vinculen estrechamente todas las especies del mismo grupo; pero como se ha comentado una y otra vez, el proceso mismo de la selección natural tiende constantemente al exterminio de los progenitores y de los eslabones intermedios. Como consecuencia, la prueba de su existencia anterior sólo podría encontrarse entre los restos fósiles, que se preservan, como mostraremos en un capítulo posterior, en un registro extremadamente imperfecto e intermitente” (p. 166).

Pruebas ausentes entre los fósiles

¿Qué sucede respecto al testimonio de los fósiles? Uno podría pensar que ahora Darwin sí podría citar pruebas concretas para respaldar su teoría. Sin embargo, más adelante tiene que reconocer que ¡aquí tampoco existen! A continuación, y a regañadientes, pregunta: “¿Por qué, entonces, no está atestado de eslabones intermedios cada formación geológica y cada estrato? De hecho, la geología no revela en absoluto semejante cadena orgánica, finamente graduada; y esta es, quizá, la objeción más obvia y seria que puede esgrimirse en contra de la teoría.

 La explicación radica, creo yo, en la extrema imperfección del registro geológico” (pp. 293-294).

Un poco más adelante dice: “El número de eslabones intermedios y transitivos entre todas las especies vivientes y extintas debe haber sido inconcebiblemente grande. Pero sin ninguna duda, si esta teoría es verdad, ellas han vivido en la tierra. Independientemente de que no encontramos restos fósiles de esos eslabones conectores tan infinitamente numerosos, se podría objetar que el tiempo transcurrido no es suficiente para que hubiera un número tan grande de cambios orgánicos” (p. 295).

Con un hábil juego de manos, dice que las pruebas de su teoría no pueden encontrarse en el presente, sino sólo en el pasado, y después afirma que tampoco se encuentran en el pasado. ¡Luego culpa al testimonio de los fósiles por no darle el respaldo que necesita!

800 ejemplos del modo subjuntivo

¿Qué podía hacer entonces Darwin ante la falta de pruebas verdaderas? Supuso, conjeturó, adivinó e inventó. Cierto dedicado lector del libro de Darwin contó alrededor de 800 ejemplos de palabras en el modo subjuntivo —es decir, de suposiciones acerca de la teoría— tales como “si”, “tal vez”, “quizá”, “posiblemente”, “podría”, “pudo”, etc., además de muchas ilustraciones ficticias.

Si esta teoría cuenta con el respaldo de pruebas tan contundentes como la de que “la tierra gira alrededor del sol”, según dijo el evolucionista Richard Dawkins, entonces ¿por qué la rodea tanta especulación?

¿Por qué simplemente no presentar las pruebas concretas, como se hace con cualquier otra teoría científica? Porque la teoría de Darwin no es simplemente una teoría científica, sino una perspectiva filosófica y, para muchos, un sistema de creencias. Con esta teoría se promueve el naturalismo materialista, es decir, la idea de que todo lo que existe en el universo es sólo materia y sus leyes, y que todas las cosas evolucionaron, sin un diseño inteligente.-

Dice el Dr. Denton: “Es irónico recordar que al principio fue la creciente perspectiva irreligiosa del siglo xix lo que facilitó la aceptación de la evolución, mientras que hoy en día tal vez sea la perspectiva darvinista de la naturaleza la responsable del enfoque agnóstico y escéptico del siglo xx. Lo que alguna vez fue una simple conclusión del materialismo, se ha convertido actualmente en sus cimientos” (Denton, ob. cit., p. 358).

Darwin, un hombre para su época

Aunque las dudas lo atormentaban, las ideas de Darwin aparecían en un momento muy oportuno para él. El impacto de la revolución francesa y el derrocamiento de muchas monarquías y potencias eclesiásticas europeas afectaban profundamente ese período de la historia. En su autobiografía Darwin escribió: “No hay nada más notable que el avance del escepticismo o del racionalismo en la segunda mitad de mi vida”. Él pudo aprovechar los revolucionarios vientos políticos y sociales que soplaban a su favor.

La era del positivismo había llegado, prometiendo que la ciencia conduciría al mundo a una época de constante progreso científico y material, y que por fin contestaría todos los interrogantes humanos y resolvería sus problemas sin la ayuda de la religión. También fue un tiempo en que las iglesias británicas eran consideradas por muchos radicales como corruptas y obsoletas.

Darwin propuso una teoría que básicamente reemplazaba al Dios creador; según ella, sólo se requerían mecanismos físicos e indirectos tales como la selección natural y la adaptación para llevar a cabo la obra creadora. Desmond y Moore afirman: “Su concepto ya no era el de un mundo sostenido personalmente por un Dios aristocrático, sino de un mundo creado por sí solo. Desde los equinodermos [criaturas marinas tales como las estrellas de mar] hasta los ciudadanos ingleses, todos habían surgido como resultado de una redistribución legítima de la materia viviente, en respuesta a un ambiente geológico que cambiaba ordenadamente” (p. 237).

Cabe mencionar que en las ediciones posteriores de El origen de las especies Darwin agregó el término “Creador” en algunos lugares y en su conclusión. Afirmó: “En esta perspectiva de la vida, con todos sus poderes, existe una grandiosidad que debe haber sido inspirada originalmente por el Creador en unas cuantas formas [de vida] o en una sola”. Sin embargo, más tarde confesó a sus enfurecidos colegas que había hecho dichos comentarios acerca de una evolución teísta o deísta solamente para apaciguar los sentimientos de su esposa y del público cristiano.

Aun así, Darwin confesó su vacilación frente a sus propias ideas, por lo que se declaró agnóstico. En una carta fechada en 1879 escribió: “Yo nunca he sido un ateo en el sentido de rechazar la existencia de un Dios . . . El término ‘agnóstico’ describe más acertadamente mi pensamiento” (carta de Darwin a J. Fordyce, publicada por éste en Aspects of Scepticism [“Facetas del escepticismo”], 1883).

Aunque las dudas lo atormentaban, las ideas de Darwin aparecían en un momento muy oportuno para él. El impacto de la revolución francesa y el derrocamiento de muchas monarquías y potencias eclesiásticas europeas afectaban profundamente ese período de la historia. En su autobiografía Darwin escribió: “No hay nada más notable que el avance del escepticismo o del racionalismo en la segunda mitad de mi vida”. Él pudo aprovechar los revolucionarios vientos políticos y sociales que soplaban a su favor.

La era del positivismo había llegado, prometiendo que la ciencia conduciría al mundo a una época de constante progreso científico y material, y que por fin contestaría todos los interrogantes humanos y resolvería sus problemas sin la ayuda de la religión. También fue un tiempo en que las iglesias británicas eran consideradas por muchos radicales como corruptas y obsoletas.

Darwin propuso una teoría que básicamente reemplazaba al Dios creador; según ella, sólo se requerían mecanismos físicos e indirectos tales como la selección natural y la adaptación para llevar a cabo la obra creadora. Desmond y Moore afirman: “Su concepto ya no era el de un mundo sostenido personalmente por un Dios aristocrático, sino de un mundo creado por sí solo. Desde los equinodermos [criaturas marinas tales como las estrellas de mar] hasta los ciudadanos ingleses, todos habían surgido como resultado de una redistribución legítima de la materia viviente, en respuesta a un ambiente geológico que cambiaba ordenadamente” (p. 237).

Cabe mencionar que en las ediciones posteriores de El origen de las especies Darwin agregó el término “Creador” en algunos lugares y en su conclusión. Afirmó: “En esta perspectiva de la vida, con todos sus poderes, existe una grandiosidad que debe haber sido inspirada originalmente por el Creador en unas cuantas formas [de vida] o en una sola”. Sin embargo, más tarde confesó a sus enfurecidos colegas que había hecho dichos comentarios acerca de una evolución teísta o deísta solamente para apaciguar los sentimientos de su esposa y del público cristiano.

Aun así, Darwin confesó su vacilación frente a sus propias ideas, por lo que se declaró agnóstico. En una carta fechada en 1879 escribió: “Yo nunca he sido un ateo en el sentido de rechazar la existencia de un Dios . . . El término ‘agnóstico’ describe más acertadamente mi pensamiento” (carta de Darwin a J. Fordyce, publicada por éste en Aspects of Scepticism [“Facetas del escepticismo”], 1883).

http://www.darwinisme.org/

Consecuencias de la teoría de Darwin

Los resultados de la teoría de la evolución darviniana fueron dramáticos. Tanto el ateísmo como el secularismo se hicieron inmensamente populares. En una famosa declaración de Richard

Dawkins, uno de los más ardientes defensores modernos de Darwin y del ateísmo: “Darwin hizo posible que pudiéramos convertirnos en ateos intelectualmente satisfechos” (The Blind Watchmaker [“El relojero ciego”], 1986, p. 6).

Así, el materialismo científico se esparció como reguero de pólvora.                                                                                                                                                                                                                           Herbert_Spencer

En agradecimiento a Darwin, Carlos Marx, padre del comunismo, le envió su libro más importante sobre la teoría comunista, Das Kapital y le escribió lo siguiente a su colega comunista Friedrich Engels: “Aunque escrito en el burdo estilo inglés, en el campo de la historia natural este libro [El origen de las especies] establece los cimientos para nuestras perspectivas”. A otro colega le dijo que el trabajo de Darwin “conviene a mis propósitos, ya que provee las bases de la historia natural que explican la histórica lucha de clases” (Browne, ob. cit., p. 188).

Con el tiempo, este respaldo evolucionista ayudó a configurar el marco filosófico de los flagelos del comunismo y del ateísmo en Rusia, China y en muchas otras naciones. Mientras más terreno ganaban las ideas de Darwin, más se ponían en tela de juicio los principios morales absolutos. Si no hay un Creador, entonces todo es lícito. Si no existe un Creador, entonces no hay que temer las consecuencias. Si no hay mayor autoridad que la de uno mismo, quiere decir que las teorías sobre la supervivencia del más apto son válidas y que respaldan la idea de que uno puede tener éxito aplicando la ley de la selva, según la cual sólo los más fuertes deben sobrevivir.

Para coronar su hipótesis, en 1871 Darwin escribió Descent of Man (“El descenso del hombre”), donde describe el origen del hombre a partir de los simios. Este libro está colmado de especulaciones infundadas y aun de afirmaciones racistas, incluso una sobre la supremacía blanca (según ella, en la cadena de evolución progresiva los blancos son considerados más alejados de los simios que los negros).

Más tarde, en la segunda guerra mundial Adolfo Hitler se valió de algunas de estas ideas, llamadas "darvinismo social", para erradicar a millones de judíos y otros grupos que él consideraba como racialmente inferiores. Hitler dijo: “La naturaleza es cruel, por lo tanto, nosotros también podemos ser crueles . . . ¡Yo tengo todo el derecho a eliminar a millones de seres de una raza inferior que se multiplican como sabandijas! . . . Los instintos naturales ordenan que los seres vivos no sólo conquisten a sus enemigos, sino que además los destruyan” (citado por Hermann Rauschning en The Voice of Destruction [“La voz de la destrucción”], 1940, pp. 137-138.

En efecto, Hitler pudo afirmar que estaba aplicando la teoría de la evolución y sólo estaba acelerando el inevitable final de los más débiles. Según él, esto era necesario para darle espacio a una raza superior y mejor dotada. Los postulados de Darwin le dieron lo que él consideró la validación científica y moral de sus torcidas ideas, y debido principalmente a esas torcidas ideas, murieron alrededor de 65 millones de personas en la segunda guerra mundial.-

"EXPULSADO"

"EXPULSADO" ENTRE LAS PELÍCULAS MÁS TAQUILLERAS DEL FIN DE SEMANA

Image

Los Ángeles, Estados Unidos. Expelled: No Intelligence Allowed (Expulsado: no se permite la inteligencia), dirigido por Nathan Frankowski y protagonizado por el actor y escritor Ben Stein, expone el supuesto acoso al que se ven sometidos en el mundo quienes proponen que la vida en la Tierra podría ser parte de un Diseño Inteligente, obra de un ser superior.

El documental Expelled, se estrenó el fin de semana y se ubicó entre las 10 mas taquilleras registrando ventas de unos 3.2 millones de dólares.

En el mundo de hoy, al menos en Estados Unidos, un Einstein, un Newton o un Galileo probablemente no serían receptores de becas para estudiar o publicar su investigación, sostiene Stein en su blog.

En su recorrido por el globo, Stein, además de entrevistar a decenas de personas involucradas en el asunto, se enfrenta durante el metraje del filme a científicos como Richard Dawkins o Paul Myers, claros oponentes de ese movimiento, y denuncia que la libertad de pensamiento está siendo expulsada de los centros de educación.

“Reto a cualquiera a que me enseñe evidencias claras de que la evolución de los individuos se produjo como él la defiende”, agregó Stein, que no contaba con la inesperada intervención de Myers, a quien solicitó que abandonara de forma honorable la charla.

Mark Mathis, productor ejecutivo de la película, dijo que esta película conseguirá llamar la atención de Hollywood. “Hay mucha basura en nuestros teatros y cuando los inversionistas disponen sus dineros para películas como éstas y se toman el riesgo, están esperando que la gente asista a las salas de cine a observarla”, enfatizó Mathis.


http://www.mundocristiano.tv

Expelled: No Intelligence Allowed



Crítica cinematográfica

El documental Expelled: No Intelligence Allowed es presentado por Ben Stein, cuya carrera profesional parece extenderse desde abogado y escritor de discursos para los ex presidentes de Estados Unidos, Nixon y Ford, hasta protagonizar a un aburrido profesor en Ferris Bueller's Day Off y presentar el programa de concursos Win Ben Stein's Money. La misión de Expelled es esencialmente retar la idea culturalmente aceptada de que la evolución darwinista ha ganado el debate científico sobre los orígenes del hombre. Y expone la noción de que ya no hay razones para debatir.

"Siempre asumí que los científicos eran libres de hacer cualquier pregunta, buscar cualquier tipo de respuestas, sin miedo a represalias", le dice Stein a la audiencia. "Pero recientemente me ha alarmado descubrir que eso no es así". Él pregunta: "Darwin retó el consenso de su tiempo, y así nació el darwinismo. Si Darwin quisiera retar el consenso de hoy, ¿cómo lo haría?"

Fuera de cámaras, Stein le dijo a Enfoque a la Familia: "¿Por qué permitimos, y hasta celebramos, los desacuerdos en cualquier área de la sociedad, excepto esta? He notado que las personas que confían en sus ideas no le temen al criticismo. Eso me dice que los darwinistas temen. … Darwin no buscaba algo revolucionario. Cuando mucho, investigaba los cambios dentro de las especies. Pero no creo que se haya observado la creación de una nueva especie. ¿Cómo empezó todo? ¿Cómo es que la célula se volvió tan compleja? ¿Quién lo creó todo? ¿De dónde vino?"

¿Estás listo para unirte a mi bando?
Para explorar estas preguntas, Expelled utiliza entrevistas a muchos especialistas que representan ambos extremos del tema (desde Stephen Meyer del Instituto Discovery hasta Richard Dawkins de la Universidad de Oxford), videos de clases de ciencia y extractos graciosos de películas viejas.

Ese último ítem funciona así: Se hace un comentario sobre, digamos, los científicos que aporrean las opiniones contrapuestas, y la escena muestra un corto de los Tres Chiflados y su típica violencia cómica. Si se habla de los científicos como matones, vemos a un joven rufián golpeando a su víctima exigiéndole que se una a su bando. Un profesor habla de las consecuencias de no seguir las instrucciones y luego se ve la imagen de una guillotina. Usted entiende la idea.

Pero los videos antiguos no solo se usan para divertir. Una parte considerable de la película explora lo que Stein cree que es un enlace entre el pensamiento darwinista y las atrocidades cometidas por el Tercer Reich de Adolf Hitler. Aquí, las imágenes pasan de hilarantes a horripilantes, cuando vemos lo que ocurrió cuando los Nazis se ensañaron contra los judíos.

La eugénica, una rama de la ciencia que postula que la humanidad estaría mejor si a sus almas más débiles se les prohibiera "reproducirse", también se relaciona con Darwin. Además, la organización Planned Parenthood y el apoyo en general al aborto y la eutanasia son (de manera apresurada) relacionados con la eugénica.



Entregando el libre albedrío
Si usted no cree que el debate honesto y enérgico sobre estos temas ha terminado, este documental, al citar ejemplos de científicos que se han enfrentado a la discriminación intelectual por explorar investigaciones que retan a Darwin, busca convencernos de que así ha sido. La escritora científica de The New York Times, Cornelia Dean ilustra esta perspectiva cando, en su artículo sobre la película, escribe abruptamente: "No existe ninguna antítesis creíble a la teoría de la evolución como explicación para la complejidad y diversidad de la vida en la tierra".

Similarmente, si usted no cree que cerrarle la puerta al debate sobre el llamado DI, o diseño inteligente, no tiene mucho que ver con usted y los suyos, Expelled intenta demostrar que sí tiene mucho que ver. Según Stein, las respuestas a las preguntas sobre el origen humano definen ultimadamente la manera en que la sociedad está estructurada y cómo sus miembros interactúan. El profesor Hill Provine de la Universidad de Cornell aparece un buen rato en pantalla, detallando los efectos finales de las teorías de Darwin. Si se toman literalmente, dice él, usted pierde la idea de que el hombre tiene libre albedrío, de que hay esperanza después de la muerte y de la concepción de que hay algo o alguien mayor que usted mismo.

Una advertencia: El debate en pantalla no siempre es reservado o desapasionado —tanto desde la perspectiva intelectual como la de contenido. Hay una mención de la palabra "inf…o", y se incluyen imágenes aterradoras de cadáveres apilados cuando Stein visita el campo de concentración nazi Dachau.

Pasando al lado intelectual de las cosas, las irrespetuosas bromas visuales a veces parecen trivializar el tema de fondo. Y muchos de los que vean el filme se enfadarán por la insinuación de que los científicos, educadores y periodistas que piensan que esta discusión terminó en 1925 deberían ser comparados con el régimen represivo de Hitler. Por su parte, el Dr. Dawkins dice que se arrepiente de haber contestado preguntas para el filme y le dijo al New York Times: "En ningún momento se dijo que estas personas eran del frente creacionista".

Reheredando el viento
Mentes más poderosas que la mía están comprometidas a defender que la teoría de Darwin se queda corta en explicar cómo llegamos aquí y porqué estamos aquí todavía. Y les permitiré que lo continúen haciendo. Por mi parte, como cristiano y crítico de cine, concluiré con una reacción más visceral: Expelled le hacesentir a uno como si estuviera por empezar una fuerte discusión entre los méritos del DI y los extremistas del darwinismo. Se trata de una libertad básica en los Estados Unidos, repite Stein una y otra vez en pantalla.

También trata el tema de Dios y porqué Él es importante en este debate. "La situación ha llegado al punto en donde muchos defensores de la evolución han pasado de defender el darwinismo a atacar la religión", narra Stein, claramente descontento. Y luego de que Dawkins rechaza la presencia de Dios, y dice que si Él existe, se ha escondido intencionalmente de nosotros. Stein dice: "Pero si quienes apoyan el diseño inteligente están en lo correcto, Dios no está escondido. Podríamos encontrar a Dios través de la ciencia, si tuviéramos la libertad para hacerlo. ¿Qué podría ser más intrigante que eso?"

Entonces, aunque Expelled no prueba, de una vez por todas, el creacionismo o el diseño inteligente, se esfuerza por revigorizar la discusión pública —si no la científica— sobre si salimos de un pozo primitivo o si Alguien nos creó.

Una nota final: Charles Darwin escribió en El origen del hombre:"Con los salvajes, los débiles en cuerpo o mente son rápidamente eliminados; y aquellos que sobreviven comúnmente exhiben un vigoroso estado de salud. Por otro lado, nosotros los hombres civilizados hacemos lo posible para pasar el proceso de eliminación; construimos asilos para los imbéciles, los mutilados, y los enfermos; instituimos leyes para los pobres y nuestros médicos se esfuerzan al máximo por salvar la vida de todos hasta el último momento. Hay razones para creer que las vacunas han preservado a miles, que por su débil constitución habrían sucumbido ante la viruela. Los miembros débiles de las sociedades civilizadas propagan su especie. Nadie que haya asistido a un cruce de animales domésticos dudaría que esto deba de ser injurioso para la raza humana. Es sorprendente como el deseo de cuidar, o un cuidado mal dirigido, lleva a la degeneración de una raza doméstica; pero a excepción del hombre, casi nadie es tan ignorante al permitir que los peores animales se reproduzcan".

El Dr. Jonathan Plucker, de la Universidad de Indiana, en su sitio Web "Inteligencia Humana" habla de parte de la academia y la comunidad científica cuando responde a esa declaración diciendo: "Sería injusto sugerir que Darwin condenaba estos actos de misericordia. … Él estaba proveyendo evidencia para la teoría de que los humanos han evolucionado como seres más sofisticados y sensibles que otros animales.

Expelled: No Intelligence Allowed no podría estar en mayor desacuerdo. 

Sitio oficial: www.expelledthemovie.com


Fuente: PluggedOnline.com